Durante estas semanas de confinamiento, muchos peques han pintado mensajes de esperanza y llenado ventanas y balcones con el lema “Todo irá bien”. Hacer unos garabatos en un papel puede parecer solo cosa de niños pero, ¿hemos oído hablar de la colorterapia? Pintar relaja a mayores y pequeños, desarrolla la creatividad y genera cambios en el estado físico y emocional de las personas. Además, es la ocasión perfecta para desconectar de las pantallas y pasar un tiempo de calidad con los nuestros.

¿Nos animamos a probarlo con los peques, la familia o los compis de piso? ¡Lápices, ceras o rotuladores e imaginación al poder! Enviaremos nuestros mensajes de ánimo aquí y formaremos una bonita galería de arte.

Mi positividad

@todos: ¿Con quiénes nos divertiremos pintando?