Antes de los primeros bocados (y piruletas)

Un poco de lectura siempre viene bien para abrir el apetito, ¿verdad?